El proceso de selección del modelo, la determinación del circuito y el sistema de procesamiento, deben de estar basados en el grado, configuración, tipo de pérdida auditiva y características individuales.

En el caso de que hubiera una patología en oído externo y/o medio, malformaciones del pabellón, del conducto auditivo externo, infecciones… seleccionaremos un tipo de prótesis u otra en colaboración con el ORL.

El audífono más adecuado para la adaptación infantil es el BTE (Retroauricular).

En la audiometría infantil debido a posibles fluctuaciones, es muy importante la flexibilidad que nos aporte el audífono, por ello se seleccionarán audífonos digitales excepto en caso extremos por recomendación del ORL o grado de hipoacusia.

Anuncios